domingo, 28 de febrero de 2010

Fachada de la Universidad salmantina: Orfebrería en piedra.


Hacia la mitad de la calle Libreros nos encontramos con la plaza conocida como "Patio de Escuelas", data de principios del XVII. Es este patio, en su conjunto, un espacio armonioso en cuanto a proporciones y uno de los lugares más bellos y visitados de la ciudad. En el centro nos topamos con la efigie del que fuera profesor de la Universidad, Fray Luís de León

De todos los edificios que la forman el más importante es la fachada de la Universidad, siglo XVI. Contemplando este bordado en piedra (que más parece obra de orfebres plateros que de canteros, -y de ahí el nombre del estilo al que pertenece, Plateresco-), esa fachada estandarte, ese tapiz bordado, uno no debe dejar de observar también la cara de admiración de las personas que por primera vez ven tal maravilla. La escena es casi idéntica siempre; "buscan la rana", pues nadie puede marcharse sin verla. Ya en vida de D. Miguel de Unamuno debía ser cotidiana, pues hizo exclamar al Rector: "No es malo que vean la rana, sino que no vean más que la rana".

Texto de nuestro buen amigo: Pedro Sánchez Gómez.


6 comentarios:

Pablo Marín dijo...

Preciosa plaza y fachada. Es que Salamanca da para mucho...

Un abrazo

Lely Vehuel dijo...

Cada tanto vengo y paso por tu sitio para verte,leerte y encontrarte entre tus notas.Mas que decirte que tu lugar es placentero de visitar y produce en mi el encanto que se necesita para volver siempre.Te invito a Cuentos y Orquideas y leer algo nuevo,un abrazo para ti,mucha luz y hasta pronto...

Lely Vehuel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Marín dijo...

Hola Villa, si tienes un momento y te apetece pásate por mi blog que tengo un regalo para tí esperando.

Un abrazo

ANZAGA dijo...

Sin ninguna duda Salamancha para mí es la ciudad más bonita del país... Mucho mérito tiene teniendo en cuenta que hay mucho y bueno donde elegir...

Saludos.

Juanfrancisco dijo...

Una preciosidad si, pero hay cosas que le dan mil y una vueltas irrefrenables encuanto al arte y composición.
No es más que una simple fachada con un anfibio que miran esos estúpidos jóvenes de hoy que no tienen indicios de nada.
ES COMPLETAMENTE ABSURDA!!!!
No me gusta salamanca